Foro Alternativo Mundial del Agua

Agua y Extractivismo: de Norte a Sur, luchar contra el mismo sistema.

Minas, pozos de petróleo y gas, plantaciones o criaderos industriales, represas hidroeléctricas gigantes… todos los días nuevos territorios son transformados en zonas de sacrificio destinadas a producir materias primas y energía. La explotación a gran escala de la naturaleza y de sus “recursos” se acelera de forma exponencial en los países del “Sur”, forzados a jugar este “rol” desde la época de las colonias. Cambios sociales y transformaciones culturales inevitables; alteraciones a menudo irreversibles de los ecosistemas; contaminación con efectos devastadores para la salud, etc.; el impacto de la industria extractiva es conocido y denunciado. La depredación avanza también en el “Norte”: la reciente avalancha de proyectos de explotación de hidrocarburos en los países occidentales muestra que, aunque los contextos sean distintos, ningún territorio queda totalmente indemne. En todas partes, tanto en el Sur como en el Norte estallan conflictos entre poblaciones víctimas o amenazadas, empresas y poderes públicos. En numerosos lugares del mundo se organizan resistencias, se estructuran movilizaciones y nacen movimientos populares que se oponen a los “grandes proyectos” de explotación de la naturaleza.

“El agua vale más que el oro”, proclaman los grafitis pintados en las paredes de ciudades y pueblos de Argentina, Perú, Colombia, etc., y, por su parte, los militantes franceses contra el gas de esquisto gritan: “Hay que elegir entre beber o conducir”. El agua, que “no tiene precio”, está casi siempre en el centro de estas luchas. Con frecuencia, el acceso al agua, su disponibilidad o su calidad se ven directamente amenazadas. Cada industria tiene su “libro negro”. Las minas a cielo abierto contaminan las corrientes de agua y los acuíferos (productos tóxicos y metales pesados procedentes de drenajes ácidos), degradan las zonas de recarga hídrica, deterioran los glaciares y el permafrost. En las regiones que ya sufren de estrés hídrico, millones de litros de agua se utilizan cotidianamente para actividades mineras en detrimento de las necesidades de la población. La extracción de hidrocarburos de esquisto requiere también enormes cantidades de agua. Cada operación de fracturación hidráulica consiste en inyectar en el subsuelo entre 10 y 20 millones de litros de agua mezclada con arena y aditivos químicos, de los cuales solo una parte vuelve a subir a la superficie, y su reprocesamiento suscita serias preguntas. La explotación petrolera tiene una gran deuda: la contaminación del agua dulce y del agua de mar, de forma accidental (mareas negras) o sistemática (delta del Níger, Amazonia ecuatoriana o peruana, etc.). Todo esto produce verdaderas tragedias medioambientales, sanitarias y humanas. Las grandes represas hidroeléctricas están implicadas en la desaparición de peces de numerosos ríos, lo que equivale a la destrucción de economías locales basadas en la pesca. La lista es larga…

El término “extractivismo” proviene de la América hispanohablante*. Al principio hacía referencia a las actividades extractivas en sentido estricto (minas e hidrocarburos); actualmente se utiliza cada vez más en el ámbito universitario y militante para designar, por extensión, el aceleramiento de todas las actividades de explotación de recursos naturales a escala industrial (entre las cuales se incluye la agricultura química así como las infraestructuras que facilitan estas diferentes industrias) y la posición central que ocupan estos sectores de actividad para las economías exportadoras de materias primas. Por último, el “extractivismo” supone también una de las características esenciales del sistema económico y social dominante, que no puede asegurar su perennidad y su extensión sin la extracción continua de los “recursos naturales”. La sobreexplotación de estos “recursos” provee, en efecto, de una base material indispensable a nuestras economías de crecimiento y a nuestras sociedades de consumo. La explotación de la naturaleza al mejor precio (y, por tanto, sin consideraciones por el medio ambiente ni por las poblaciones locales) condiciona también a la promesa de “desarrollo” para las regiones y los países que siguen condenados a perseguir este horizonte, siempre lejano, pero absolutamente necesario para que los engranajes que garantizan la prosperidad de los prósperos no dejen de funcionar.

Durante el FAME, representantes de comunidades campesinas e indígenas, miembros de asambleas populares y de colectivos ciudadanos, universitarios y asociaciones de diferentes países del mundo se reunirán en torno a actividades del eje temático “Agua y Extractivismo” con el fin de compartir experiencias e ideas, elaborar estrategias para oponerse al extractivismo bajo sus múltiples facetas y reafirmar el papel central del agua como fuente de vida y bien común de la humanidad, planteando además la cuestión de las alternativas al modelo actual de sociedad. Estas diferentes reflexiones no podrán tener otro resultado que el esfuerzo por su consecución, gracias a las articulaciones que el foro nos permitirá crear.

[ *Nota : El termino « extractivismo » tiene un sentido diferente en Brasil, donde se utiliza para designar específicamente las actividades de recolección y comercialización de los productos forestales no cultivados (gomas, fibras, frutos, madera, etc.). ]

Los talleres de la temática “Agua y Extractivismo” tendrán lugar los días 15 y 16 de marzo.

  • 15 de marzo, 10h-12h30, Dock des Suds E

Oro negro contra oro azul : resistencias ciudadanas frente al avance de las transnacionales petroleras.

Con el agotamiento de las reservas convencionales de hidrocarburos, la carrera hacia otros depósitos, particularmente no convencionales, se ha convertido en mundial, las compañías petroleras sobrepasando cada día la frontera de lo posible, pero, sobre todo, de lo aceptable, con el precio de impactos cada día más pesados para los pueblos y el medio ambiente. En particular, cualquiera que sea el tipo de proyecto, la extracción de estos hidrocarburos afecta fuertemente al agua, con consecuencias medioambientales y sociales irremediables y generalizadas en el planeta: a lo largo de las costas, en plena mar, en tierra, tanto en los bosques primarios como en las “zonas húmedas”, alrededor de las megápolis….¿Cómo se organizan las poblaciones para resistir frente a las multinacionales? Faltando herramientas legales a su disposición, ¿cuáles pueden ser sus medios de acción?

  • 15 de marzo, 13 h00 – 18 h00, Cabaret Rouge 3

Agua y minería en América latina: desastres ecológicos y luchas sociales

Si bien es cierto que la historia de la minería de exportación a gran escala en América “latina” ha empezado con la colonización española y portuguesa, durante las últimas décadas, la extensión de los emprendimientos mineros – liderados en su mayoría por corporaciones transnacionales – conoce una aceleración fulgurante (la región volvió a ser el primer destino mundial de inversión minera en los años 2000). Los mega-proyectos mineros traen con ellos un conjunto de irremediables impactos sociales y ambientales (destrucción de ecosistemas y de sistemas de vida de las comunidades nativas y campesinas, ocupación territorial, transformaciones culturales y sociales) y amenazan en particular la cualidad y la disponibilidad del agua, que la minería utiliza en enormes cantidades (impidiendo el acceso al agua a las comunidades locales, degradando las cabeceras de cuencas, contaminando las fuentes de agua, destruyendo los glaciares, etc.). La expansión de la mega-minería provoca numerosos conflictos y resistencias de parte de las comunidades afectadas o amenazadas, las cuales son a menudo criminalizadas y cruelmente reprimidas. La serie de 3 mesas redondas “Agua y minería en América latina” hace intervenir actores directos de estos movimientos populares que nos ayudarán a entender el contexto y los fundamentos del auge minero actual, conocer los principales impactos de la minería, los motivos y las estrategias de los movimientos sociales en resistencia y reflexionar juntos sobre los escenarios y herramientas de acción.

  • 16 de marzo, 10h-12h30, Cabaret Rouge 2

Agua que hace “pshhh” (el agua y los hidrocarburos de esquisto)

En varios puntos del planeta, las empresas petroleras y de gas han puesto su punto de mira sobre recursos energéticos, cuya extracción necesita técnicas extremadamente destructivas para el medio ambiente y nocivas para las poblaciones, como la fracturación hidráulica y muchas otras técnicas de estimulación de la roca o de los yacimientos. La fracturación hidráulica- o « fracking »- desperdicia recursos preciosos de agua y supone un riesgo enorme para la calidad del agua.

Por todas partes, y de modo particular contra la explotación de gas y aceite de esquisto, se desarrollan resistencias para oponerse a estas prácticas, preservar territorios y desarrollar alternativas. Así, tras movilizaciones ciudadanas, la fracturación hidráulica está actualmente prohibida, o bajo formas diversas de moratoria o restricción, en más de 90 lugares del planeta para media docena de países.

Este taller, que reúne experiencias de diferentes países, tendrá por función compartir informaciones, intercambios sobre la situación en nuestros países, servir de caja de resonancia internacional a nuestras luchas y construir próximas iniciativas comunes a nivel europeo e internacional.

  •  16 de marzo, 13h-15h30, Cabaret Rouge 2

Agua y represas hidroeléctricas

El objetivo de esta mesa redonda es debatir la relación entre el agua y las represas hidroeléctricas desde dos perspectivas: la perspectiva militante de las luchas locales contra las represas hidroeléctricas y una visión más general, la que intenta conocer los contextos políticos y económicos en el interior de los cuales se realizan los proyectos de generación de hidroelectricidad. Esta mesa redonda intenta unir a representantes de la sociedad civil y a víctimas de las represas hidroeléctricas para una mejor comprensión de las tendencias e impactos del desarrollo de la hidroelectricidad.

  • 16 de marzo, 15h30-18h00, Cabaret Rouge 2

Contrarrestar el extractivismo, defender el agua. Mesa redonda de síntesis del eje temático.

Esta mesa redonda reunirá a los participantes en diferentes actividades del eje temático « agua y extractivismo» (hidrocarburos, gas y petróleo de esquisto, minas y represas) para un debate « intersectorial », en el que los diferentes grupos podrán presentar sus conclusiones y entablar una reflexión común sobre los medios de acción y el interés de las articulaciones. A partir del trabajo iniciado en el FAME, ¿la defensa del agua será el elemento integrador para construir convergencias concretas y útiles entre los movimientos muy diversos que combaten los múltiples rostros del extractivismo en el Sur como en el Norte ?

La presentación completa de los talleres «Agua y extractivismo»»

 

One Response so far.

  1. […] finalizar el Foro Alternativo Mundial del Agua (FAME) de 2012 en Marsella y dentro de los actos realizados a lo largo de toda la geografía española con […]