Foro Alternativo Mundial del Agua

Tras un año y medio de movilizaciones sindicales, populares y ciudadanas, de desfiles y debates en la Comunidad de Madrid, el domingo, 4 de marzo, en Madrid y en los ayuntamientos limítrofes ha tenido lugar una referéndum auto organizado y conducido por la Plataforma contra la Privatización del Canal de Isabel II, del Movimiento 15-M (Indignados) y de varios colectivos sociales y políticos.

Fueron instaladas 100 mesas por el M-15, 50 por los movimientos del los barrios, 40 por Izquierda Unida y 120 por la Plataforma.

La consulta ha sido auto organizada, porque las instituciones locales han rechazado la solicitud propuesta por miles de ciudadanos y también por algunos ayuntamientos para volver a discutir sobre el proceso de privatización de la hacienda pública que abastece de agua a 6 millones de habitantes.

En toda la Comunidad se han instalado 319 mesas, con la pregunta: “¿Estáis de acuerdo en que el Canal de Isabel II continúe siendo público al 100%?

Tras el escrutinio de 295 mesas, el resultado ha sido fabuloso, se calcula que en un solo día al final del recuento habrían votado 180.000 ciudadanos y, de estos, el 98,9% ha votado SI.

En una conferencia de prensa, los promotores han declarado: “Sabemos que esta consulta no es vinculante, que ahora las instituciones deberían de frenar el proceso de privatización, pero sabemos que a todos nos tocará seguir con la lucha. De todas maneras, sabemos que le hemos dado la palabra al pueblo: hasta hace algunos meses, la población no sabía casi nada de la privatización, mientras que ahora, una gran parte ya está informada y está dispuesta a defender ¡la gestión pública del agua!”

Esta es una gran victoria para el movimiento madrileño, pero también para el nuestro.

Ahora, más que antes, sobre le tema del Agua Bien Común, crecen no solo grupos de opinión, sino movimientos populares consistentes, capaces de lucha y de propuestas. Movimientos capaces de cambiar el equilibrio de fuerzas sociales. ¡Estamos menos solos !

Esta es una etapa importantísima en la construcción de una Red Europea del Agua capaz de cuestionar de nuevo las políticas liberales de la Europea del poder financiero.

En Marsella, tendremos ocasión de estrechar aún más los lazos fraternales y de lucha con el movimiento español, europeo y mundial.

Porque se escribe agua y se lee ¡Democracia!

Categories: Historias globales

Leave a Reply