Foro Alternativo Mundial del Agua

La Coordinadora Ciudadana No Alto Maipo llama a la ciudadanía a velar por el abastecimiento y calidad del agua potable para la ciudad de Santiagoexigiendo a la empresa sanitaria Aguas Andinas que ponga fin al contrato que firmó en secreto con la empresa norteamericana Aes Gener, donde cede el uso de los derechos de agua para utilizarla en la generación de electricidad privada.

¿Por qué se pone en riesgo el abastecimiento y la calidad del agua?

El agua que beben los habitantes de Santiago proviene de las lagunas Negra y Lo Encañado y del embalse el Yeso. Los derechos de esas aguas fueron entregados por el Estado a Aguas Andinas, con la condición de que la empresa se dedicara al servicio sanitario y cumpliera con satisfacer las necesidades hídricas de los millones de habitantes que viven en la ciudad.

La misión de Aguas Andinas es velar por el cuidado de esa agua, por eso el directorio analizó con detención el proyecto hidroeléctrico Alto Maipo, que la empresa Aes Gener presentó en 2008 al Servicio de Evaluación Ambiental, y se opuso a su aprobación argumentando que el Estudio de Impacto Ambiental no era confiable y que la construcción misma del proyecto afectaría gravemente el abastecimiento de agua potable para Santiago.

Era tal la preocupación que en un documento enviado a la comisión de evaluación ambiental, el entonces presidente de Aguas Andinas, Felipe Larraín Aspillaga, advirtió que:

“El sistema de captación y restitución de ese caudal de agua (Río Maipo) y su manejo operativo, hará que en determinadas circunstancias se pueda producir una falta del recurso, lo que impedirá cubrir la demanda de sus clientes, generando desabastecimiento a la ciudad de Santiago. De la mera lectura del Estudio de Impacto Ambiental, esto podría ocurrir en situaciones de puesta en marcha, manutención o contingencias relacionadas con el Proyecto Hidroeléctrico Alto Maipo”.

El oficio estaba lleno de impugnaciones al proyecto y advertencias sobre indispensables factores no considerados. Se hacía hincapié en la afectación a la calidad de las aguas, producto de la remoción de rocas, contaminación con metales pesados y modificación temporal de los cauces. También se advertía sobre el vertimiento de aguas servidas al río y una reducción del caudal en ciertos tramos, que afectaría el arrastre de sedimentos utilizados para la construcción y la remoción de rocas o materiales que obstaculizarían la infraestructura de la red sanitaria.

La buena gestión de Aguas Andinas, que era la piedra de tope para materializar el proyecto, se acabó cuando los intereses económicos de Piñera, Luksic y Aes Gener se impusieron al bien común y  los derechos de la ciudadanía.

Con la excusa de obtener capitales para acelerar la reconstrucción de las zonas afectadas por el terremoto de 2010, el presidente Sebastián Piñera puso en venta las acciones que el Estado poseía en las sanitarias Aguas Andinas y el empresario Andrónico Luksic – que era socio de Aes Gener en el proyecto Alto Maipo – compró el 40,2% de los títulos de esas acciones, a través de Banco de Chile e Inversiones Arizona S.A., e instaló en el directorio a su amigo y hombre de confianza, Rodrigo Manubens.

Un par de días después de la llegada de Manubens al directorio, el 22 de diciembre de 2010, Aguas Andinas informó a la Superintendencia de Valores y Seguros  su decisión de negociar con Aes Gener y, en junio de 2011, firmó un contrato secreto cediendo a esta el uso de sus derechos de agua – del Embalse El Yeso y lagunas Negra y Lo Encañado – para la generación de electricidad.

Leer más en el sitio web de piensaChile

Categories: Historias globales

Leave a Reply